Information message !

Castillo de San Martin

Tipo de monumento
Castillos
Municipio
Soto del Barco , Asturias

Información de Castillo de San Martin

De la época colonizadora de los romanos si que se pueden extraer datos concretos, hallándose en el territorio de Soto diversas monedas, cerámicas, medallas y otros restos arqueológicos. También se tiene constancia de que éstos construyeron una fortaleza en la zona del Castillo de San Martín, lugar estratégico que servía para vigilar y defender el territorio de las incursiones por el Nalón de tropas enemigas. El castillo tal como se conoce actualmente debió ser construido o remodelado durante el reinado de Alfonso III, aunque algunos autores lo sitúan en tiempos de Alfonso I, y su finalidad era la misma que tenían de él los romanos, es decir, servía de protección contra las invasiones normandas.

Durante la edad media, el castillo de San Martín fue el principal centro del territorio hasta la fundación de la Puebla de Pravia. En el siglo XI se funda la iglesia de San Pedro de Soto donado al monasterio de San Vicente en Oviedo por el presbítero Geboldo. Otras donaciones efectuadas a entidades eclesiásticas son las siguientes: en 1180, de la Corona a favor de Menendo Menéndez, territorio comprendido en San Martín de Riberas; en 1220, varias tierras y heredades en el valle de Ranón a la Catedral de Oviedo. En 1360 y 1380, los Cotos de Ranón y de la Arena al monasterio de Cornellana, que los vendió en 1543 y en 1562 fueron vinculados por Gutierre de Miranda y Cienfuegos a favor de su hija Leonor.

El Castillo se convirtió durante esta etapa medieval en baluarte de luchas fratricidas como la de la sublevación del conde Alfonso Enriquez contra la casa de los Trastamara. En este periodo la fortaleza pasa a manos de los Quiñónes, hasta que en la época de los reyes católicos el corregidor Hernando de Veiga se hace con el título de alcalde de San Martín, sucediéndole en el cargo su hijo Juan de Vega. En 1565 el título pasa a manos de Bernaldo de Quirós, que lo ostenta hasta 1591. Ya en el siglo posterior el monarca nombra a Diego Miranda como administrador a perpetuidad de San Martín, teniendo la familia de los Mirandas el poder en los cotos de Muros, Ranón y San Martín.